Nunca habría entendido el significado de vocación o de innato de la manera que lo hago si no lo hubiera experimentado de forma natural. Las inercias humanas son un misterio y la necesidad de expresar es una certeza; una de pocas.


También trabajo en proyectos de teatro para la transformación social.  Otra pasión y otra certeza.


Y como nada de esto se puede resumir, me quedo con una frase que repitió mucho el dramaturgo brasileño Augusto Boal:"ten el coraje de ser feliz", que en portugués suena aún mejor.